Ventajas de los neumáticos de invierno

Según las previsiones meteorológicas, y tras varias semanas de tiempo seco, durante al menos siete días, cuatro frentes atlánticos barrerán el país trayendo nieve, lluvias y temperaturas que llegarán a ser de -7ºC en ciudades como Teruel. En Marbella es poco probable que nieve pero cuando llueve, lo hace en condiciones, por eso es importante poner neumáticos de invierno a nuestros vehículos.

Ventajas de los neumáticos de invierno

La mejor solución para evitar estos problemas es poner neumáticos de invierno a nuestro vehículo. La evolución de este tipo de neumáticos en los últimos años ha sido increíble, por lo que, poco a poco, han ido convirtiéndose en una alternativa cada vez más recomendable a los neumáticos convencionales cuando llegan las lluvias, las bajas temperaturas y la nieve. Si todavía no estás convencido, a continuación te damos algunas buenas razones por las que deberías usar neumáticos de invierno en esta época del año.

Proporcionan mejor adherencia en carreteras mojadas

Los neumáticos de invierno han sido diseñados para evacuar mejor el agua y adherirse mejor al asfalta en caso de lluvia, reduciendo de esta forma los riesgos de sufrir aquaplaning. Y es que si para los neumáticos convencionales la legislación establece que la profundidad del dibujo mínima debe ser de 1,6 mm, para los neumáticos de invierno, la profundidad debe ser de entre 3 y 4 mm para funcionar correctamente. Otoño e invierno son las estaciones en las que más llueve, por lo que estos neumáticos ofrecen justo el agarre que necesitamos para evitar posible accidentes, especialmente en ciudades en las que las temperaturas inferiores a 10 grados son habituales.

Sus prestaciones son my superiores a las de los de verano en condiciones invernales

Si en verano son ligeramente peores a los neumáticos convencionales, con temperaturas por debajo de los 7 grados sobre nieve o hielo, los neumáticos de invierno son infinitamente mejores. Tanto para los utilitarios como para los SUV, ya que este tipo de ruedas proporcionan un mayor agarre al asfalto cuando hace frío. Lo cual es gracias a que este tipo de ruedas son ás blandas, mezclando componentes que funcionan muy bien a bajas temperaturas.

Seguridad y facilidad de uso

A nadie le gusta tener que estar montando las cadenas en las ruedas cuando nieva. Además, hay muy pocos conductores que sepan hacerlo correctamente y que las dejen bien apretadas. Con lo cual, muchas veces terminan desprendiéndose o golpeando a elementos como los latiguillos del freno, lo que puede causar daños o averías al coche. En cambio, con los neumáticos de invierno evitamos estos inconvenientes pues no es necesario colocar las cadenas. Además proporcionan mayor seguridad que éstas, tanto a la hora de subir o bajar cuestas, de frenar o de tomar una curva.

Permiten traccionar de manera correcta

Los neumáticos de invierno permiten traccionar de manera correcta gracias a que presentan un dibujo muy “cortante” con una gran cantidad de laminillas y profundos surcos. Esto evita que algunos elementos del vehículo como la transmisión o la suspensión sufran. Con la ventaja de que no es necesario limitar la velocidad a 30 km/h como ocurre con las cadenas. Además, con las cadenas para la nieve, al montarse solamente en uno de los ejes, la respuesta del coche no es tan neutro como con los neumáticos de invierno en ambos ejes.

¿Aún estás pensando si ponerlos? En JCars te lo recomendamos sin dudarlo.